Emprendedores

Emprender, ese vaivén de emociones.

PABLO CAYóN DE LA HOZ

Emprender, ese vaivén de emociones.
Primeros pasos completando el CANVAS de nuestra idea inicial.
Euforia 19/02/2017

Para ubicarnos y tras haber desarrollado una primera fase de desarrollo de ideas, tomamos la decisión de centrarnos en mejorar el proceso de realizar la compra semanal por parte de la gente. El concepto se centraba en posibilitar a los usuarios un medio para poder hacer la compra de manera sencilla, con entrega a domicilio y viviendo una experiencia más amigable que la propia de una página web. A todo esto había que unirle una teórica reducción de los costes lo que permitiría ofertar precios más reducidos. Fase de euforia, planteas la idea y se entra en un ciclo de retroalimentación en el que parece que todo es positivo y cada nuevo argumento complementa al anterior.

23/02/2017

A partir de la idea inicial es necesario centrar cuál es nuestra propuesta de negocio, cómo vamos a desarrollar la idea, qué problema solucionamos, a quién se lo solucionamos y cómo vamos a hacerlo. Surgen las primeras dudas y dificultades, se presentan dudas y dificultades que no se habían considerado inicialmente. Sin embargo, tras bastante discusión, ligeras variaciones y un poco de cerveza se retoma la euforia perdida.

25/02/2017

Llega el día de la validación. Comentar al resto de los compañeros cuál es tu idea, porqué es válido, que queremos conseguir etc. Todo empieza bien, se exponen las ideas y se dan las primeras instrucciones para salir a la calle. Hay que vencer las timideces y preguntarle a la gente, disimuladamente, si en su día a día se encuentran con el problema que pretendemos resolver y si es así, cómo lo hacen. Toda una experiencia, novedosa para casi todos los miembros el equipo el parar al personal por la calle para interrogarlo sobre sus hábitos de consumo. Sorprendentemente, la gran mayoría de los entrevistados nos dedicó su tiempo, amablemente respondieron a nuestras preguntas, y nos fueron dando pistas sobre sus necesidades y hábitos.

Pudimos comprobar que la problemática que se pretende resolver existe para ciertos segmentos de la población. Tras esta primera reflexión, nos reunimos de nuevo con todos los equipos para exponer las lecciones aprendidas durante la fase de entrevistas con los usuarios potenciales. En ese momento comienzan a aparecer las primeras dudas y a cuestionarse si la solución planteada resuelve el problema detectado o no. Si la gente optaría por cambiar sus modelos de consumo o no. Comienza a surgir la decepción.

Sin embargo la información recogida por la mañana es de gran utilidad, hemos podido medir el pulso a las preocupaciones de los consumidores, conocer sus preferencias para comprar por Internet, cuáles son los productos que consumen de esta forma. Nos sentamos a pensar y a desarrollar nuevas ideas que resulten interesantes y que se apoyen en la información obtenida durante la mañana.

Tras esto volvemos a salir a la calle y a seguir probando. Obtenemos nuevas respuestas y nuevas y se generan nuevas propuestas sobre las que seguir trabajando.
Resulta impresionante cómo en un mismo día puede cambiar tu punto de vista sobre una idea, de amarla a odiarla, para darle una vuelta o cambiar el ángulo. De lo que no hay duda es que se comprueba que el tener un proyecto válido que desarrollar, generar una idea que resuelva los problemas de alguien requiere mucho trabajo. Detrás de una idea genial hay mucho trabajo, hay que pivotar, buscar enfoques diferentes, comprobar que el problema que pretendes resolver existe realmente. Detectar la necesidad, no idear un producto y buscarle aplicación hay que ser consciente de las necesidades reales y a partir de ahí buscar el medio para ponerle solución.

Otra de las sensaciones que me llevo de esta jornada espectacular, además de la convivencia y de conocer a unos cuantos inconformistas, es la capacidad que tienen este tipo de iniciativas para generar.

Es brutal como al estar en contacto con otros equipos con ganas de emprender y que trabajan se despierta tu creatividad, algo de lo que, personalmente, siempre he pensado que carecía. Después de la sesión y al día siguiente no dejaban de aparecer ideas en mi cabeza, implementaciones de otras, complementos a las propias y mucha inspiración basada en las de los compañeros. Por eso me gustaría destacar la importancia que tienen los Centros de Emprendimiento y su capacidad para generar ideas de negocio.

A nivel de estudiantes es una gran oportunidad tener acceso a este tipo de proyectos y aprender a emprender, sin embargo me ha parecido taaaaaan potente la experiencia de reunir a todos los equipos, dejar confluir sus ideas y compartirlas con el grupo que considero que de establecerse centros de estas características con equipos de trabajo permanentes surgirían proyectos apasionantes. Sin duda un día inolvidable!!

En las redes

Patrocinadores
Vocento
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.